No es exagerado por mi parte decir que no sería un viaje completo ir a la Isla Blanca y no vivir al menos una fiesta en el club de Platja d’en Bossa. Uno no vive una fiesta con mayúsculas hasta no pasar por la meca de la música electrónica.

Si además tienes la suerte de ir a las monumentales fiestas de apertura o cierre del templo, sin duda eres afortunado, puesto que opino que no hay lugar de fiesta en el mundo, comparado a Space.

Space debe lo que hoy es y ha sido, a una sola figura: Pepe Roselló. Un amante apasionado de la ópera y que ha sido y es la fuerza impulsora Space desde sus comienzos, asumiendo el mando de la sala en 1989.

Pepe, gran visionario en el mundo del espectáculo, lo primero que hizo fue atraer al público desde la ruta de Es Paradis, Pachá, AmnesiaPrivilege hasta Space. De sobra sabía lo que puede llegar la gente a recorrer para escuchar la música que les apasiona y vio el grandísimo potencial de abrir cuando todos los demás habían cerrado. Comenzó a abrir con dos sesiones, una de noche, que cerraría dos horas y una de día, permitiendo a la gente que volviese a entrar de nuevo.

Junto al crecimiento de lo ya por aquel entonces denominado “clubbing”, llegó la cultura DJ y lo que ellos significaban, asique no dudó por ejemplo en el año 1994, ojo hace ya 20 añazos, en traer la fiesta de promoción para introducir la marca Red Bull en Ibiza. Dicha fiesta estaba encabezada por nada más y nada menos Sven Väth y Marc Spoon, sentando esta precedente de las grandímas fiestas de Space, para posteriormente ir apareciendo fiestas como  “Up Yer Jonson” con Sasha, “Renaissance” con Dave Seaman y John Digweed “React” con Carl Cox.

Tanto fue el mito Space Ibiza que muchos DJ’s pedían trabajar sin cobrar… era y es decir “he pinchado en Space de Ibiza” para que se te abran las puertas de muchos lugares y muchos países.

Justo cuando parecía que a Space ya no le faltaba nada y que ya se le había incluido todo, se anunciaron las sesiones de 22 horas de fiesta continuada, toda la mañana y toda la noche del domingo, corría el año 1999.

En ese año, una tarde calurosa de domingo en agosto, se levantó un lugar para el DJ al final de la terraza. Carl Cox, Mousse T y Boris Dlugosch pincharon para una conectadísima multitud. Esa sesión de Carl Cox ganó el primer premio a la “Mejor Sesión del Año» de la BBC, comprobando gracias a esto la importancia de la interacción entre el DJ y el público.

No voy a daros listado de todos los DJ’s que han pasado por la cabina de Space. Solamente diré que cualquier nombre de gran DJ que se os venga a la cabeza ahora mismo seguro que ha pasado por  su cabina, por algo el Space de Ibiza fue nombrado en 2001 «Mejor Club del Mundo» en los premios Dancestar. Además de que en sus más de 25 años de vida sea el club más laureado del planeta.

 

fuente: web Space Ibiza

 

 


<<< Viene de Fabrik Madrid     |   Sigue en Florida 135 >>>

 

Compartir: